SOMA (2015)

SOMA es un gran Survival Horror, el último juego lanzado por la compañía sueca Frictional Games. Un juego que reúne lo mejor de la saga Amnesia y Penumbra, añadiendo grandes mejoras en la jugabilidad, una gran puesta a punto tecnológica y, sobre todo, un guión tremendo perfectamente construido.

Con una duración de 12 a 16 horas, viviremos una aventura de terror y ciencia ficción muy intensa que va de menos a más, llena de sorpresas, con una ambientación sublime y con un grado de inmersión realmente elevado.

 

 

SOMA sobresale en todos sus apartados, siendo el juego de la compañía más cuidado y trabajado con diferencia. Nos propone vivir el viaje de Simon, un joven de Toronto que tras sufrir un accidente padece graves secuelas en su cerebro, hasta tal punto que le advierten de que su vida corre peligro a corto plazo. Así, un doctor le propone un novedoso y esperanzador tratamiento experimental basado en terapia de escaneado cerebral para tratar de reprogramar su circuito neuronal y revertir el daño. Durante el escaneo, Simon parece perder el conocimiento, recuperando la conciencia despertándose en una instalación de investigación abandonada en las profundidades del Océano Atlántico llamada PATHOS-II. Simon se da cuenta de que se encuentra en el año 2104, y que un año antes, un enorme impacto de cometa devastó la superficie de la Tierra, dejando a PATHOS-II como el último puesto de avanzada de la humanidad.

El juego profundiza en temas científicos con un gran componente filosófico, planteando cuestiones trascendentales como la naturaleza de nuestra propia identidad, algo bastante inusual en juegos de este tipo. Y algo que le hace tan especial, provocando reflexionar sobre temas muy profundos e interesantes, siempre desde un punto de vista científico. Aunque se ambienta en un futuro de ciencia ficción, todo lo que presenciaremos es totalmente factible y lógico, siendo perfectamente probable que dentro de unos pocos años la tecnología avance lo suficiente como para hacer realidad prácticamente todo lo que experimentamos en SOMA. Jugando con la posibilidad de copiar nuestro mapa genético y neuronal de forma digitalizada, manteniendo todas las características que originan la esencia natural de cada individuo, nos sumerge en un nuevo mundo de posibilidades y de cuestiones que pueden dar vértigo. La tecnología avanza exponencialmente y el ser humano necesita de tiempo para adaptarse a estos cambios tan revolucionarios que trastocan nuestros conceptos más primarios.

La posibilidad de superordenadores conteniendo toda la información de un numeroso grupo de personas, pudiendo reproducir “artificialmente” desde sus aspectos físicos hasta sus capacidades emocionales es ya casi una realidad, y es por eso que SOMA produce tanto terror psicológico, ya que la mayoría de sucesos que experimentamos son cosas que podríamos ver en un futuro bastante cercano.

Atendiendo al propio nombre del juego, SOMA, que hace referencia al cuerpo físico, el juego siempre da vueltas sobre la autoconciencia, cómo puede florecer el sentimiento de la experiencia subjetiva a partir de un trozo de carne. Si un ordenador o máquina puede ser consciente, si tenemos realmente libre albedrío. 

Al tratar estos temas tan profundos es fácil entender como el juego se vuelve tan perturbador, asentando una ambientación ideal para un tipo de terror futurista cada vez más cercano a nuestro tiempo. Es una obra de ciencia ficción con un lore totalmente realista y sin apenas fisuras que pudieran dejar en evidencia todo lo que Simon vivirá.

 

Al igual que Amnesia, es un juego de ciencia-ficción de horror que se juega desde una perspectiva en primera persona. Controlamos a Simon, que es una persona común, sin aptitudes para el combate y atrapado en un mundo de pesadilla. SOMA es un juego que centra sus pilares en la exploración, supervivencia e inmersión dentro de una narrativa interactiva.

Una de las particularidades de SOMA es que utiliza este mundo de ciencia ficción para explorar temas importantes con calidad, inspirándose en grandes autores como Asimov. La historia del juego toma el protagonismo absoluto, y la jugabilidad se va adaptando como un guante a esta narrativa, que no se basa en una simple historia de fondo y unos cuantos diálogos. Se podría resumir en que jugamos a través de la historia del juego, descubriendo poco a poco cada vez más gracias a nuestras acciones y progresos. La narrativa es una parte totalmente íntegra de la jugabilidad y no solo un adorno o un simple telón de fondo como ocurre en otros juegos.

Así, el terror que SOMA produce no se trata de la típica vuelta llena de sustos baratos, como ocurre con muchos juegos de miedo simples que solo intentan asustar de las formas más sencillas posible. El objetivo de SOMA es ponerte los pelos de punta hasta lo más profundo, además de confrontarnos con preguntas acerca de nuestra propia existencia, y lo consigue sobradamente.

El juego produce sensación de terror real, siendo uno de los juegos que más me ha acojonado nunca. Entre su atmósfera imprevisible, el sonido tan logrado y un diseño de criaturas con patrones de conducta también inesperados, estaremos en una tensión constante en varios momentos. Y no será difícil sentir como se nos eriza la piel en bastantes ocasiones. Los efectos de sonido junto con algunos efectos distorsionantes consiguen totalmente poner de los nervios al jugador. A lo largo de la aventura nos encontraremos con un variado número de monstruos diferentes, la mayoría híbridos biológicos-tecnológicos, cada uno representando un aspecto de los temas que toca la narrativa. Para sobrevivir a estos encuentros tendremos que entender qué sentidos poseen estas criaturas, cuál es su comportamiento y cuales son sus debilidades. Así, tendremos que usar una estrategia diferente para evadir a cada tipo de enemigo. Podremos despistarles lanzando objetos, caminando muy despacio para no llamar su atención, aprovechar nuestra mayor agilidad o incluso a veces habrá que evitar mirarles directamente.

Hay gran énfasis en el detalle y la explicación de experimentos, procesos, maquinaria y diferentes mecanismos, lo que demuestra el buen trabajo de fiel documentación para aumentar el realismo y la inmersión en este ambiente de ciencia ficción tan cercano a un futuro 100 años más allá. 

 

 

La variedad jugable es destacable y es que el juego siempre nos está proponiendo retos diferentes sin llegar a caer en la monotonía. El ritmo está muy bien llevado, alternando perfectamente secciones de exploración en escenarios abiertos, investigación en entornos cerrados, interacción con objetos, terminales y ordenadores, secciones de acción donde tendremos que escapar, zonas de sigilo, algunos sencillos puzzles y zonas más contemplativas o donde conversaremos con otros personajes o leeremos diferentes documentos.

El ritmo general vuelve a ser pausado, aunque hay esporádicas secciones intensas con más acción, al igual que ocurría con los anteriores juegos. La investigación, exploración, diálogos, análisis de documentos y la tensión dominan la jugabilidad del título. Al igual que en los anteriores juegos de la compañía, volvemos a poder interactuar con casi todos los elementos de los escenarios, pudiendo coger, rotar, lanzar, depositar o empujar sillas, extintores, libros, cubos, trajes, herramientas, etc. En esta ocasión podremos también inspeccionar con detalle los entornos, desde leer sinopsis de cómics, diarios, cotillear fotografías, descifrar diferentes ecuaciones y gráficas, analizar mapas o incluso contestar a interesantes y divertidos test. La interacción es muy completa y satisfactoria, y explorar nos llevará a descubrir muchos más detalles y sorpresas acerca de la instalación submarina y sus antiguos habitantes, así como las relaciones entre ellos.

Aún persiste cierto toque plataformero heredado sobre todo de los Penumbra, con alguna sección donde dominan los saltos y el control ajustado por superficies estrechas donde tendremos que maniobrar con precaución para seguir el camino. Podremos recoger algunos objetos que guardaremos para usar en alguna zona cercana a donde los encontramos, siendo siempre bastante intuitivo. También se hará uso de las físicas en algunos retos donde tendremos que romper estructuras frágiles, empujar obstáculos o crear nuevos caminos. Gracias a las posibilidades del futuro podremos aguantar sumergidos bajo el mar a grandes profundidades sin preocuparnos por la falta de oxígenos o por la gran presión, explorando libremente, con linterna incorporada, las tenebrosas profundidades marinas futuristas. Gracias a ciertas habilidades especiales también podremos conectarnos a través de cadáveres e interfonos reviviendo algunas situaciones claves de los habitantes de la gran instalación. 

Unos sencillos, pero variados puzzles y pruebas completan la jugabilidad del título, aportando siempre diversión. Obligándonos a inspeccionar todas las localizaciones (aunque en ocasiones juegan al despiste, con muchos elementos interactivos que parecen útiles, pero son totalmente anecdóticos) y a realizar backtracking para ir abriendo nuevos caminos. Raro será atascarse en una de estas pruebas, que suelen ser bastante intuitivas y predecibles, aunque siempre divertidas y satisfactorias. Desde sincronizar diferentes ondas, ajustar programas de simulación de entornos, disparar a robots para robarles su chip o romper estructuras para inundar una habitación.

 

El juego sorprende con su historia, tremendamente trabajada e intrigante, que va de menos a más, y con un protagonista con el que empatizamos rápidamente, algo que aún no se había logrado con la saga Amnesia. Realmente nos sentiremos en la piel de Simon, experimentando los horrores, los descubrimientos y tomando decisiones morales realmente crudas, por lo que nos implicaremos al máximo en la aventura. Un logro de Frictional Games para hacer la historia aún más emocionante. Los personajes principales son muy carismáticos, lo que ayuda a sentir más natural la historia, con un comportamiento y desarrollo de éstos muy fluido y natural, sin situaciones forzadas o fuera de lugar.

Además se cuenta sin cinemáticas, experimentando todo en tiempo real mientras controlamos al personaje, por lo que el grado de inmersión se acentúa aún más.

Destacar un final de la aventura completamente épico y melancólico que será difícil que defraude.

 

 

La ambientación es sublime, con un apartado artístico muy inspirado, con una enorme variedad de zonas, todas perfectamente recreadas. El juego consta de varias bases que forman la enorme instalación, divididas entre grandes zonas naturales submarinas. Cada base tiene sus propias características con funciones determinadas. Así, visitaremos laboratorios de muchas clases, zona de maquinaria industrial, zona de creación de robots, radios, comedores, dormitorios, zonas de transporte, y cuevas submarinas entre otros.

Es una delicia poder recorrer todas estas zonas aisladas, con un diseño de niveles muy original y variado, que hará que nunca perdamos el interés por seguir avanzando y descubriendo todos los secretos que guarda PATHOS-II.

Especial atención al fondo submarino, lleno de detalles desde la fauna marina, el relieve rocoso, las algas, organismos bioluminiscentes y los efectos de las corrientes.

El diseño de las construcciones es de admirar, con una arquitectura que en ocasiones impacta, como el WAU, que forma unas asombrosas estructuras robóticas que realmente producen mal rollo. En ocasiones el juego puede recordar a sagas como Alien o Bioshock, pero siempre mantiene un diseño cohesivo que destila bastante personalidad. En general los entornos transmiten soledad, abandono y decrepitud, lo que sumado a la increíble BSO y efectos de sonido realistas se traducen en una ambientación exquisita que nos mantiene en tensión y de la que no sabremos qué esperar a cada paso más que damos.

También destacar el doblaje, muy emocional, con unos actores que se desviven interpretando y transmitiendo al jugador.

Desde el punto de vista tecnológico, el juego se ve muy bien. Destaca su juego con los efectos de luces, muy bien recreados, combinando todo tipo de luces y colores. El detalle en las texturas es bastante alto, y los modelos en general tienen bastante calidad. El motor del juego permite que los escenarios sean sólidos y podamos recorrerlos con fluidez, aunque con unos largos tiempos de carga entre zonas y cada vez que iniciamos el juego.

 

Uno de los mejores juegos de terror y supervivencia que se pueden encontrar, profundo y complejo como pocos. Con una historia muy interesante e inmersiva que plantea todo tipo de cuestiones morales y que nos hace reflexionar sobre ciencia, tecnología e identidad. Planteando temas trascendentales como el miedo a dejar de existir, la soledad, la eternidad digital o la necesidad de pertenencia a un lugar y época. Nos hace preguntarnos hasta qué punto las características que nos hacen humanos dependen realmente de nuestro cuerpo físico, replanteándose la definición de este concepto. Si en algún momento del juego variaría algo que estemos manejando a un ser humano o un robot, cuando existe la posibilidad de sentir subjetivamente de la misma manera. Además, nos muestra la adaptación de máquinas complejas ante un desastre natural, abriendo la puerta a la autonomía de estas creaciones humanas, que podrían llegar a evolucionar de forma independiente.

Con grandes dosis de terror psicológico, y también más explícito en ocasiones. Un juego lleno de sorpresas, variedad y con grandes aciertos.

Aunque su jugabilidad es sobresaliente, desde luego no es perfecta, y en ocasiones sus mecánicas pueden resultar algo repetitivas, sobre todo hacia el final, ya que debido a su relativamente larga duración, nos encontraremos realizando tareas similares a partir de la segunda mitad del juego. De todas formas siempre se trata de dar variedad para no estar actuando exactamente de la misma manera, y para nada llega a sentirse rutinario en ningún momento. También como punto algo negativo la facilidad de los puzzles y la simplicidad de algunas mecánicas que no llegan a explotarse del todo, pero en general el juego es sobresaliente en cada uno de sus apartados.

En mi opinión, una obra maestra y hasta ahora el culmen de esta compañía. Un juego muy ambicioso que cumple expectativas, que divierte muchísimo, transmite miedo real de muchas formas y además te cuenta una historia llena de significados que te hará reflexionar y emocionarte, y que no se olvidará fácilmente.

9’3

soma (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s