Penumbra Overture (2007)

Penumbra Overture fue el primer juego desarrollado por Frictional games. Una aventura intensa y corta en 1º persona. Con toques de misterio, Survival Horror y de aventura gráfica forjaron una buena base y la marca de los juegos que seguirían desarrollando en el futuro.
La intriga es el motor desde el inicio de la aventura. Se nos presenta a un personaje en busca del paradero de su supuestamente fallecido padre en una mina en la región del ártico. Mediante la exploración de las estancias y laberínticos túneles de la mina habrá que avanzar, utilizando diferentes objetos para la resolución de puzzles y lidiando con algún encontronazo con enemigos. Las físicas realistas son uno de los puntos que más llaman la atención del juego, y las posibilidades que ofrecen a la hora de manipular los objetos en tiempo real, en los puzzles e incluso a la hora de combatir cuerpo a cuerpo. Heredado de las geniales físicas que ofreció Half Life 2 tres años antes, en Penumbra igualmente podremos coger cajas, transportar objetos y lanzarlos, abrir y cerrar cajones, etc. Muchos objetos reaccionan a nuestra fuerza y a nuestro peso, jugando con estas realistas mecánicas para plantear pruebas que a veces nos tendrán investigando las estancias a conciencia sin saber cómo resolver el problema. Aparte de un par de puzzles en cierta forma algo rebuscados y poco intuitivos, los demás son relativamente sencillos si uno se preocupa en prestar atención al escenario y en encontrar todas las notas y leerlas, ya que suelen ofrecer información necesaria para avanzar. Las pruebas son satisfactorias, originales y variadas, como ejemplos notables: la traducción de un código morse o el avance cuidadoso por un lago helado, pero en general uno siente que no se aprovechan demasiado bien las físicas para estos puzzles, como sí hacía el nombrado Half Life 2.

 

penumbra-10-spider-eggs

 

El diseño de los escenarios es bastante flojo y repetitivo. Desde luego no se siente la motivación de seguir avanzando para ver qué sorpresas nos deparan, ya que los túneles excavados en rocas, pasillos metálicos y estancias oscuras y con poca variedad cromática es lo único que se repite a lo largo de las minas. Los túneles forman pequeños laberintos con las estancias principales repartidas de unos extremos a otros, teniendo que realizar muchos paseos entre éstas para recoger todos los objetos e ir resolviendo los puzzles. Estos laberínticos pasillos están salpicados de enemigos (solo dos clases: arañas y perros) a los que podremos intentar sortear, ya sea corriendo o intentando pasar desapercibidos, pero también enfrentarnos a ellos. Tanto el “sigilo” de pasar desapercibido como el combate está mal implementado. Se nos dan unos trozos de carne para distraer a los perros que, al menos en mi caso, nunca funcionaron. La IA es impredecible y es ciertamente azaroso el que un perro nos detecte o no. Es bastante recomendable enfrentarse a los enemigos para quitarse un problema de encima, ya que habrá que pasar por los mismos pasillos varias veces. Para el combate tendremos que mover el ratón en la dirección que queremos realizar un ataque con el pico, apuntando de forma muy precisa con un control muy tosco y con unos enemigos que tienden a sufrir bastantes bugs. Además de los enemigos, otra forma de perder salud o directamente morir son las numerosas trampas repartidas en los escenarios. Las hay de todo tipo, desde gases nocivos o máquinas electrizadas a profundos abismos, ácidos o explosiones que nosotros mismos podemos provocar.

 

 

Así, el progreso se puede hacer algo tedioso, avanzando todo el rato por los mismos tristes pasillos, pudiendo atascarnos en algún puzzle y con una historia que solo se narra a través de los documentos que se van encontrando y por las esporádicas llamadas de un misterioso compañero a través de un walkie-talkie.

La aventura es corta, unas 6-8 horas, pero bastante variada en relación a las diferentes acciones que habrá que realizar. Nunca llega a caer en la monotonía. En general el ritmo es pausado, pero en ciertas ocasiones se nos presentan algunas escenas frenéticas donde habrá que pensar rápidamente y realizar ciertos movimientos en un pequeño espacio de tiempo. Se echa en falta alguna escena más de este tipo, que no recurrieran tanto al ensayo-error para resolverlas y que exploten más las acciones de salto y agacharse.

En definitva, un juego resultón de misterio en 1º persona con una atmósfera opresiva y que logra transmitir en ciertos momentos esas sensaciones de incertidumbre y de tensión. Divertidas y originales ideas para los puzzles y buen sistema de físicas. Un inventario al más puro estilo de las aventuras gráficas donde tendremos que pensar qué combinaciones de objetos funcionarán o qué objeto usar en cada situación. Una BSO que cumple, con efectos de sonido correctos sin más y una voz que interpreta creíblemente a un loco (único personaje que habla). Unos gráficos algo pobres, sobre todo por una dirección artística falta de ideas con escenarios tan monótonos y sobrios. Una historia con una interesante premisa, pero que apenas se desarrolla a lo largo de la aventura (y lo poco que ocurre no es especialmente emocionante) además de los documentos que explican algunos asuntos sobre las minas. Un muy mejorable sistema de combate junto con algunos bugs que pueden pulirse. Una aventura que no es recomendable para todo el mundo, pero que puede gustar mucho a los fans de las historias de suspense oscuras y a los que disfrutan de los juegos pausados centrados en la investigación y resolución de puzzles.

6’9

20170212233722_1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s